lunes, 26 de enero de 2009

Contenedor o furgón en los bajos de Haina


En los días del paseo en bici con Felipe (Branagan) por los bajos de Haina y Nigua, al oeste de Santo Domingo, acababa de recibir Container Architecture, donde se reseña el desarrollo de una arquitectura, o al menos de un modo de construir, usando el contenedor como si fuera un Lego gigante. En el libro se muestran ejemplos de edificios públicos, vivienda colectiva y proyectos conceptuales hechos con el contenedor como unidad constructiva.

Desde que Malcom Mclean lo introdujo hacia 1956, en la forma en que se conoce hoy, el container ha ocupado la imaginería de arquitectos y diseñadores. Son famosas las obras de Shigeru Ban (Nonadic Museum -NM- y Papertainer Museum -PM-), y en especial la propuesta de LOT-EX para su MDU (Mobile Dwelling Unit). En Santo Domingo, al menos tengo vivo la Furgovilla (1996-2004) de Daniel Pons.

La aplicación que he visto en los bajos de Haina y Nigua está lejos de pretender ser una arquitectura popular con furgón, sino más bien el uso popular del mismo, donde se une la precariedad con el ingenio. Por eso me llamó la atención encontrar tantos ejemplos de empleo del contenedor para proveer facilidades comerciales.

Haina, que pertenece a la provincia San Cristóbal, es lo que se conocería como un distrito industrial. El desarrollo del puerto marítimo, las zonas francas industriales y las instalaciones de producción energética y de refinamiento de petróleo han caracterizado un desarrollo que tiene sus antecedentes en el viejo ingenio azucarero Río Haina (1950). Esa tradición ha conformado una población obrera calificada con altas destrezas y habilidades manufactureras. Quizá el caso más notorio en la República Dominicana.

En estos poblados los domingos son días que generan mucha actividad comercial y de recreación, y la gente vive virtualmente en la calle. Allí, la vía pública es un espacio de integración social. De modo que ver esos furgones abiertos, en plena actividad junto a la acera, es una nota recurrente de interés. Para la gente de Haina -panal de avispas- el furgón es su entorno, su paisaje, y un material de reciclaje capaz de incorporarse como reconversión habitable a sus estructuras existentes.

De lo culto a lo popular, se le llame container, contenedor o furgón, esta unidad sigue siendo un estímulo y un reto; así que encontrarlo en los bajos de Haina y Nigua con usos tan diversos, atrajo mi atención de un modo especial. Eso sí, sin pretender explorar el tema. Se lo advertí a Felipe.

Fotos de Maxi

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuanta informacion valiosa de algo tan simple que pasa desapercibido normalmente. Excelente....
G.B.

Anónimo dijo...

En la Escuela Nacional de la Judicatura, César Nicolás Penson esquina Rosa Duarte, la Oficina de la Ciudad diseñó dos aulas con furgones, posteriormente y sin nuestro conocimiento se la adosaron dos furgones mas sin ningún criterio y agrediendo el jardín de la casona. lo cierto es que el furgón como estructura espacial es tremendamente sugerente y tiene una potencialidad que hasta ahora en nuestro país solo se ha explotado por los "arquitectos populares".

Tulio José Mateo dijo...

No sé, pero este post me recordó el sitio de Santiago Cirugeda "Recetas Urbanas".
http://www.recetasurbanas.net/

Los furgones son interesantes porque se pueden modificar dejando la estructura de sostén intacta, pero es difícil imaginar una aceptación popular para usos diversos que no sean como el presentado en las fotos.

Anónimo dijo...

Muy interesante , como un algo tan secillo puedo cambiar su original funcionabilidad aunque no del todo y buen ejemplo de como la necesidad de un espacio con un bajo presupuesto lleva a la creatividad a dar paso a una arquitectura se podria decir efimera!
SMBC.

Nel-Tec CicloRuta Dominicana dijo...

Que Interesante leer este Post! Me gusta la Perspectiva del Arquitecto montado en su Bici, relatando Historia y Cultura!

Espero seguir leyendo mas historias y lugares interesantes de nuestro pais!

Nelson Peralta.